13 de marzo de 2009

Sin Título




Ventanas que se aben a mundos inciertos,
escucho los cantos de aquellos pájaros que una vez fueron.

Voces.
Espíritus.

Algo o alguien me habla, y no logro reconocer su mensaje.

Sueños confusos.
Tristeza.
Latente.
Tengo una caja llena de personas
que hablan al mismo tiempo.
Ojos cerrados,

mentalidad alerta.

No hay descanso.

Todo es confuso.

Cargo con un saco de emociones.

No me deja tranquila.

Un retrato en blanco.
Mucho espacio por llenar.

Aún así, sigue en blanco.

Un alma atrapada...

Quisiera abarcar tanto.

El espacio es pequeño.

Como el vientre materno.

Ojalá la vida fuera siempre así.

Una nube negra sobre la cabeza.

Colores grises sólo para quienes lo quieren ver.

La felicidad viene a momentos.

Nunca llega para quedarse.

De errores aprendemos.

No dejamos de aprender.

De dónde viene todo esto...

Sentir.

Dónde habita?

En que parte del cuerpo?

Lo siento, pero no lo reconozco.

No entiendo.

No todo tiene explicación...

o si?

No sé.

Cada loco con su tema.

Soy. Existo.

El plan me está esperando.

Hasta el momento de morir.

Despúes?
Es todo.

No hay comentarios: