5 de noviembre de 2009






Yo no soy escritora y tampco planeo serlo.

No sé como ponerle sentimiento a todo lo que escribo.

No sé de pausas, exclamaciones, no sé nada de nada sobre escritura.

Yo solo escribo aquello que llega a mi cabeza

y luego lo estampo en este solitario y olvidado blog.


En realidad nunca he tendio éxito con estas cosas.

Mis blogs no son de lo más famosos.

Creo ser la única que lo visita.

Da pena.

Parece un diario de vida que a nadie le importa leer.

Da lo mismo.

Seguramente es porque no sea interesante.

No suelo escribir cosas con contenido.

Verán, no me considero una persona muy brillante.

No he ganado nunca nada,

No me destaco en ninguna disciplina.

Yo solmanente... vivo.


Anoche le preguntaba a Dios:

¿Cuál es mi propósito en la vida?

Ninguna revelación.

Quizá he de ser uno de esos personajes extra en la vida de otros.


Qué mal.

Sueno depresiva.

Quizá lo esté.

Un poco.

O bastante.

Eso qué mas da.


Hoy prentendo ser un transeúnte

en las calles de Santiago.

Te acopañaré en la micro,

seré parte de tu día en el metro,

sin que te des cuenta, por supuesto.

Llegaré a trabajar.

Contestaré tu llamado y aclararé tus dudas

Esperando que decidas comprar una casa a nuestra inmobiliaria.

Quizá te ayude a reparar tus fisuras, cuadrar tus ventanas,

la filtración de agua...

También puedo agendar tu visita.


Lo único bueno ocurrirá a eso de las 9 de la noche,

cuando la persona que me ama irá a buscarme al trabajo

y me hará sentir protagonista de mi propia vida

por al menos una hora.

No hay comentarios: