22 de julio de 2011

Incompleta




Cree haberse quedado muda de palabras, como si el talento o la inspiración hayan decidido marcharse lejos o simplemente querían tomarse unas buenas vacaciones. Ella creía que eso era injusto y que cómo fueron tan groseros en no haberla invitado siquiera...
Ella tiene un pequeño espacio, un espacio que no tiene sitio exacto, ni siquiera tangible, ni siquiera visitable. Allí ella comparte un mundo interno que nadie se presta a conocer, porque de eso ya hay mucho; gente que desea expresarse y llenaron las bibliotecas de libros de todos los tipos, y por eso no tiene mayor importancia lo que un nuevo aspirante a escritor pueda siquiera tener deseos de decir.
Pero eso a ella no le importaba. Nada podía importarle menos... sabía que no era la primera y que tampoco sería la última. Ella quería simplemente vomitar su oficio y sacarse unas cuantas ideas de la cabeza, plasmarlas en un papel roído y esperar a que el tiempo se deshiciera de aquellos versos sin destino ni destinatario...

No hay comentarios: