29 de diciembre de 2011

Torre





Con un velo secreto
que guarda la noche
capaz soy de llegar a todos los rincones
y no se dan cuenta

Las horas pasan raudas
aunque algunas veces ingratas
me quedo en cualquier alfeizar
vigilando, esperando
y ese velo
me hace invisible

En la esquina duerme el perro
un vagabundo decide acompañarle
en esa, esa callejuela
dos amantes se reúnen
y más allá la señora Carmelina prepara la cena
es tarde para los juegos de niños
comienzan los de los adultos
cuando la noche se adentra
y el velo nos cubre a todos

Con la copa en la mesa
un cigarrillo como compañía
dos mesas más allá alguien me nota
luego me sonríe
ofrecería que se acercara
no sirvo para esas cosas
no lo necesito
se acerca de todas formas
pensé que era invisible
o muy insignificante
veo que no
¿qué juego se trae?
Le extiendo mi mano
le entrego mi torre
extiende la suya
otra torre
Le sonrío y me alejo