4 de agosto de 2013

Desdicha





No quiero que me vean
sonrojada en mi desdicha
porque en alguna de sus aristas
la verdad duele confesar

De la palabra amor
sin duda no soy dueña
no conozco las fronteras
más me impulsa la razón

De tu pecho florecido
con caricias que son de otra
las palabras no se asoman
es tu canto adormecido

Vuelas hojas y rosales
de ese arreglo mustio
que Febrero me maldijo
con ese amor a vendavales

Cuando muere poco a poco
cuando el alma se me ausenta
mi cabeza queda atenta
y el corazón me ha quedado absorto